LO QUE HUBO AQUÍ UNA VEZ

abrete cielo copia

Para Antonio Orihuela

Seguramente, en otro tiempo

contemplar este paisaje

era una forma de volver

a revivir nuestros orígenes.

Horizontes brumosos

como el primer significado.

Bosques repletos de memoria, 

de voces, de destellos,

de rostros que ocuparon otro tiempo.

Ríos cargados de agua fresca,

de ninfas, de hojarasca y transparencia,

ríos repletos de vida

que se funden con el mar,

océanos henchidos

como el pecho alegre de ese hombre

que miraba el horizonte

y contemplaba su paisaje,

nada parecido

a lo que ven mis ojos hoy.

En el monte hubo una vez un bosque

y en el bosque un río y en el río

la vida cristalina que perdimos.

Los esqueletos de los adosados

son los que dan ahora la sombra. 

Bloques de hormigón abandonados,

plástico enredado en los matojos secos,

una verja solitaria y oxidada

a punto de venirse abajo. 

Hace un calor extremo.

Yo podría hablar en mi poema

de la sabiduría de las piedras, 

de la luz del pensamiento,

de una musa en bañador

o del amor en una copa de ginebra, 

pero el calor es extremo

y son tantos los vertidos,

las nubes de residuos en el cielo,

los mares enfangados de desechos

y tantas las especies malheridas

que da vergüenza hablar de amor, de alcohol o musas.

Por eso escribo ‘bosque’ y ‘río’,

escribo ‘mar, ‘agua’ y ‘océano’,

para que existan, así, en estos versos,

para que nadie olvide lo que fueron,

que vendimos nuestro tiempo y nuestro espacio

para hacernos propietarios,

para crecer y progresar y trabajar y ser felices

y seguir creciendo sin descanso como un cáncer,

para inventar la bomba atómica

y llegar a Marte a costa de la sangre de la Tierra

y acabar comprando el aire fresco

con el que combatir este calor oscuro

que ha provocado nuestra venta irreparable.

Mientras se mueren los delfines

en un mar recalentado

y el reposo de las aves

se vuelve edificable,

las terrazas se inundan de cerveza,

de licores los puertos deportivos,

de ignorantes los hoteles cinco estrellas,

y se escribe con petróleo en los diarios

que volvemos a crecer al 3%,

aunque el calor siga asfixiando.

Si fuésemos capaces de extraer

todas las bolsas de palabras fósiles

con las que mover un nuevo mundo,

ésas que se extinguieron hace tanto.

Que del precio del barril

de ‘responsabilidad’

dependiera nuestra vida cotidiana,

que de las prospecciones de ‘conciencia’

sacaran pecho los gobiernos,

que el fracking extrajera la ‘cordura’ a borbotones

para ser capaces de afrontar

esa verdad incontestable:

no nos queda ya

ni tiempo que vender.

El calor es asfixiante.

Dicen que miles de peces muertos 

han llegado hasta la orilla

y el alemán es un cliente imprescindible.

Todo lo que hubo aquí una vez.

Todo lo que matamos.

Todo lo que, faltando,

nos matará a nosotros.

Compartir

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Comentarios

Otros poemas

VIDA

Lo que soy es un recuerdo que una vez tuve de niño.

Leer más »

VALLAS

La música del mundo es una lágrima de viento malherido en los alambres. La noche y su jirón de estrella y sueños. La vida agazapada

Leer más »

UN PÉTALO

Hay una rosa en los atardeceres, un pétalo en la luz de los amantes heridos por espinas y palabras. Una fragancia en cada boca, el

Leer más »

Un grito a la esperanza

«El yo lírico se convierte en viajero forzoso, en un caído Ulises que, sin elección, viaja impelido por arribar a su particular paraíso al que llegará según le han contado».

Leer más »