Hay una rosa en los atardeceres,

un pétalo en la luz de los amantes

heridos por espinas y palabras.

Una fragancia en cada boca,

el verbo ser de la belleza

y la caída de los párpados del beso.

Es comprender, entonces, que los cuerpos

escriben uno en otro su memoria,

el verso infatigable de la nada

en un rasguño de pureza.

El cielo apaga sus miserias con cuidado,

bajan al infierno los termómetros

y el tiempo toma aliento en la almohada.

Llueve un pétalo en la noche.

Es el amor, 

el nombre exacto de las cosas.

Compartir

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Comentarios

Otros poemas

VIDA

Lo que soy es un recuerdo que una vez tuve de niño.

Leer más »

VALLAS

La música del mundo es una lágrima de viento malherido en los alambres. La noche y su jirón de estrella y sueños. La vida agazapada

Leer más »

UN PÉTALO

Hay una rosa en los atardeceres, un pétalo en la luz de los amantes heridos por espinas y palabras. Una fragancia en cada boca, el

Leer más »

Un grito a la esperanza

«El yo lírico se convierte en viajero forzoso, en un caído Ulises que, sin elección, viaja impelido por arribar a su particular paraíso al que llegará según le han contado».

Leer más »