Otra vez me detengo

delante de esta playa y del recuerdo:

las manos de mi madre, 

mi cubo y mi rastrillo

y un sándwich de nocilla a media tarde.

Mi infancia hecha de sol y caracolas

y juegos de pelota y pilla-pillas.

El mar llegó, con el levante

y arrastró consigo los castillos…

Intento comprobar, desde la orilla

que “nada puede ser de otra manera,

la huella siempre muere con la espuma

y es así como vivimos”, nos decían.

 Sonrío con las algas porque sé

que a pesar de la voz de sus gaviotas,

de rastros con verdades en oferta,

conservo alguna concha en los bolsillos

para escribir la vida a mi manera.

Compartir

Comentarios

Otros poemas

VIDA

Lo que soy es un recuerdo que una vez tuve de niño.

Leer más »

Variaciones de Cortázar

Casi había terminado de escribir el último capítulo de la novela. Sus obligaciones parroquiales estaban resultando ser agotadoras desde que se instalara en su nueva

Leer más »

VALLAS

La música del mundo es una lágrima de viento malherido en los alambres. La noche y su jirón de estrella y sueños. La vida agazapada

Leer más »

UN PÉTALO

Hay una rosa en los atardeceres, un pétalo en la luz de los amantes heridos por espinas y palabras. Una fragancia en cada boca, el

Leer más »