Segunda a la derecha

y todo recto hasta el ayer.

Sólo así regresaremos al olvido

naranja de las llamas de cera,

al vaso opaco

en donde bebimos una vez las ansias

fantasiosas de vivir hacia delante.

Queríamos ser mayores en seguida,

llegar a un pacto con relojes sobornables,

recorrer en moto el infinito

sintiendo el viento inacabable,

la lujuria de ser jóvenes sin cascos,

sin miedo, sin crepúsculos.

Quién te ha visto 

y quién me ve,

sacudiendo ahora las arrugas

en busca de una pizca de magia,

de unas alas de verdad,

las que tuvimos siempre y sólo vimos

cuando empezamos a sentir 

el negro en la garganta,

esa pena escurridiza que cala

las pupilas, los muslos, la misma

taza de café donde mojamos

nuestro amor con mermelada.

Miramos hacia atrás

en busca de las huellas que dejamos

en columpios, en los parques,

en las camas que guardaron

el secreto de mi cuerpo

susurrado en tus mil cuerpos,

azul maravilloso siempre nuevo.

Segunda a la derecha

y todo recto hasta el ayer.

¿Estás lista? Piensa en algo bello.

Así volamos.

Así vivimos.

Yo también a ti.

Ya regresamos.

Compartir

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Comentarios

Otros poemas

VIDA

Lo que soy es un recuerdo que una vez tuve de niño.

Leer más »

VALLAS

La música del mundo es una lágrima de viento malherido en los alambres. La noche y su jirón de estrella y sueños. La vida agazapada

Leer más »

UN PÉTALO

Hay una rosa en los atardeceres, un pétalo en la luz de los amantes heridos por espinas y palabras. Una fragancia en cada boca, el

Leer más »

Un grito a la esperanza

«El yo lírico se convierte en viajero forzoso, en un caído Ulises que, sin elección, viaja impelido por arribar a su particular paraíso al que llegará según le han contado».

Leer más »