CASA DE LOS NIÑOS PERDIDOS

NEVERLAND copia

A mi abuelo lo mató un cáncer.

Se llevó con él

mi primigenia fantasía,

las canciones con pasteles en el campo,

las historias de la noche de Reyes.

Con ocho años cumplidos

la muerte no fue más que una palabra,

un “el abuelo ha muerto” de mi madre.

No lloré porque “el abuelo está en el cielo”

y volverá, pensaba, en unos días.

El cielo de los niños es de azúcar,

de alas de algodón, de nubes gordas.

Reparten chucherías por las calles,

el sol es de color azul,

la gente viste en manga corta

y ríe, saluda y da paseos.

Desde entonces he buscado la manera

de alcanzar ese lugar,

ese cielo que una vez estuvo arriba,

bien marcado con la cruz de los tesoros.

He caminado por la vida,

por los charcos de los álbumes de fotos

y la voz de los recuerdos,

mas sin suerte.

Con los años las palabras

se han cargado de dolor,

y la muerte, la distancia, las ausencias,

han levantado los tabiques

de esta casa sin jardín,

perdida para siempre en la nostalgia

de un abrazo,

de mis pecas,

 de sus canas. 

Compartir

Comentarios

Otros poemas

VIDA

Lo que soy es un recuerdo que una vez tuve de niño.

Leer más »

Variaciones de Cortázar

Casi había terminado de escribir el último capítulo de la novela. Sus obligaciones parroquiales estaban resultando ser agotadoras desde que se instalara en su nueva

Leer más »

VALLAS

La música del mundo es una lágrima de viento malherido en los alambres. La noche y su jirón de estrella y sueños. La vida agazapada

Leer más »

UN PÉTALO

Hay una rosa en los atardeceres, un pétalo en la luz de los amantes heridos por espinas y palabras. Una fragancia en cada boca, el

Leer más »