Crecimos al final

y, aunque mayores,

seguimos dejando abiertas las ventanas.

Quién sabe si una noche,

si en un sueño

aparecen las sombras de los besos

que dejamos volando sobre Neverland.

No.

No es magia,

tampoco fantasía.

Son recuerdos de la propia vida,

sencillamente,

con los que hemos aprendido a construir

lo que nos queda.

Compartir

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Comentarios

Otros poemas

VIDA

Lo que soy es un recuerdo que una vez tuve de niño.

Leer más »

VALLAS

La música del mundo es una lágrima de viento malherido en los alambres. La noche y su jirón de estrella y sueños. La vida agazapada

Leer más »

UN PÉTALO

Hay una rosa en los atardeceres, un pétalo en la luz de los amantes heridos por espinas y palabras. Una fragancia en cada boca, el

Leer más »

Un grito a la esperanza

«El yo lírico se convierte en viajero forzoso, en un caído Ulises que, sin elección, viaja impelido por arribar a su particular paraíso al que llegará según le han contado».

Leer más »