EL CANTO DE LAS SIRENAS

muros 2 copia

Muchos son los años de viaje

y muchas las historias

que han contado sobre mí.

Me he enfrentado

a los gigantes de la guerra,

a palabras mágicas y hermosas,

a promesas de amor inolvidables,

al olvido del amor y las promesas.

He cruzado los mares y cabalgado los vientos

y he escuchado la voz de las sirenas,

la esperanza en la locura,

la esperanza en otra vida.

Quise llegar a esa otra orilla

que narran sus canciones,

repletas de esplendor y de quietud.

He llorado tormentas y he tocado

el hambre con las manos y la sed

del que sabe que el sendero de la vida

se retuerce en la escasez y el abandono.

Nunca hablaron las sirenas del infierno,

ni de culpas, ni de miedo y soledad.

Cómo imaginar que el final de mi viaje

iba a ser sólo el principio de la pena,

de esta herida supurante que no cierra

ni en los pies ni en la mirada.

Míralos aquí, después de tantos años,

mis dedos adheridos a una verja,

¡oh Ítaca perdida y tan cercana!

Cómo alcanzarte en esta hora

y pronunciar estoy a salvo.

No hay descanso, pues,

 para el viajero errante.

A lo lejos lucen las hogueras,

y se oyen las risas de los niños.

Nunca esperó nadie al otro lado.

No hay lugar para la gloria en este canto,

oh Musa. 

Los dioses me han abandonado.

Compartir

Comentarios

Otros poemas

VIDA

Lo que soy es un recuerdo que una vez tuve de niño.

Leer más »

Variaciones de Cortázar

Casi había terminado de escribir el último capítulo de la novela. Sus obligaciones parroquiales estaban resultando ser agotadoras desde que se instalara en su nueva

Leer más »

VALLAS

La música del mundo es una lágrima de viento malherido en los alambres. La noche y su jirón de estrella y sueños. La vida agazapada

Leer más »

UN PÉTALO

Hay una rosa en los atardeceres, un pétalo en la luz de los amantes heridos por espinas y palabras. Una fragancia en cada boca, el

Leer más »