Hay un cielo sucio, emborronado,

a las seis de la mañana de este lunes.

Nunca, jamás podré volver a oír

el eco de tu cuerpo adormecido,

tibio, reposado entre las sábanas.

Ni el tiempo, ni otros cuerpos, ni otra copa

me han devuelto algún pedazo de tu sombra

a la que coser mis sueños y miserias,

mi miedo a las ventanas cerradas, 

mi niñez disfrazada y desvalida.

Alguna vez…

Alguna vez la luz

se agarra al paladar de la memoria

y vuelo loco y desalmado hasta tu estrella,

al regusto algodonado de una nube,

de un cuento espolvoreado por los besos.

Alguna vez el frío

me lleva a tu escondite caldeado,

allí donde es posible ahora y siempre

un vaso muy caliente de esperanza

con galletas, caramelos y miradas.

Alguna vez…

Mi casa gris, emborronada,

con este amor longevo que no olvida,

se ha vuelto camarote de piratas,

rehén de una nostalgia espadachina,

café de agua de mar en taza rota.

Cuando el alba ya no es luz, sino palabra,

y el frío un latigazo sin refugio,

quedan solo cenizas en los marcos,

hadas disecadas en cajones.

Otro lunes sucio y condenado

al adverbio sin lugar ni tiempo.

Nunca jamás tu canto de sirena,

nunca jamás la magia.

Compartir

Comentarios

Otros poemas

VIDA

Lo que soy es un recuerdo que una vez tuve de niño.

Leer más »

Variaciones de Cortázar

Casi había terminado de escribir el último capítulo de la novela. Sus obligaciones parroquiales estaban resultando ser agotadoras desde que se instalara en su nueva

Leer más »

VALLAS

La música del mundo es una lágrima de viento malherido en los alambres. La noche y su jirón de estrella y sueños. La vida agazapada

Leer más »

UN PÉTALO

Hay una rosa en los atardeceres, un pétalo en la luz de los amantes heridos por espinas y palabras. Una fragancia en cada boca, el

Leer más »