He de vivir otra lengua

para vivir otra vida.

Una lengua de araucarias,

de voces de levante en los geranios,

de mares helados y verdes,

con la que poder nombrar el cielo

sin temor a convertirlo en una cáscara.

Que cuando diga yo

sea yo lo que pronuncie,

y, cuando me pronuncie,

signifique una mirada libre y calma,

una luz al galope por mis venas.

Verbos con los que escribir

el miedo de ser hombre y el orgullo

de haber nacido hombre en este tiempo,

verbos con los que leer 

mi vida en los bolsillos de tu vida

y el tiempo en la mejilla de tus pasos.

Compartir

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Comentarios

Otros poemas

VIDA

Lo que soy es un recuerdo que una vez tuve de niño.

Leer más »

VALLAS

La música del mundo es una lágrima de viento malherido en los alambres. La noche y su jirón de estrella y sueños. La vida agazapada

Leer más »

UN PÉTALO

Hay una rosa en los atardeceres, un pétalo en la luz de los amantes heridos por espinas y palabras. Una fragancia en cada boca, el

Leer más »

Un grito a la esperanza

«El yo lírico se convierte en viajero forzoso, en un caído Ulises que, sin elección, viaja impelido por arribar a su particular paraíso al que llegará según le han contado».

Leer más »