He de vivir otra lengua

para vivir otra vida.

Una lengua de araucarias,

de voces de levante en los geranios,

de mares helados y verdes,

con la que poder nombrar el cielo

sin temor a convertirlo en una cáscara.

Que cuando diga yo

sea yo lo que pronuncie,

y, cuando me pronuncie,

signifique una mirada libre y calma,

una luz al galope por mis venas.

Verbos con los que escribir

el miedo de ser hombre y el orgullo

de haber nacido hombre en este tiempo,

verbos con los que leer 

mi vida en los bolsillos de tu vida

y el tiempo en la mejilla de tus pasos.

Compartir

Comentarios

Otros poemas

VIDA

Lo que soy es un recuerdo que una vez tuve de niño.

Leer más »

Variaciones de Cortázar

Casi había terminado de escribir el último capítulo de la novela. Sus obligaciones parroquiales estaban resultando ser agotadoras desde que se instalara en su nueva

Leer más »

VALLAS

La música del mundo es una lágrima de viento malherido en los alambres. La noche y su jirón de estrella y sueños. La vida agazapada

Leer más »

UN PÉTALO

Hay una rosa en los atardeceres, un pétalo en la luz de los amantes heridos por espinas y palabras. Una fragancia en cada boca, el

Leer más »