No dejas de mirar

la hoja cibernética del mundo.

Qué esperas, qué buscas, qué añoras.

Aguardas a que surjan las palabras

como si de agua milagrosa se tratara.

El tablet, el teléfono, el portátil,

te avisan de que estoy al otro lado,

lejano en lo cercano de tu mesa.

Faltó que nos habláramos entonces,

que ambos nos dijéramos la vida

viviendo cara a cara y cuerpo a cuerpo.

Ahora lo que escribes es ligero como el ruido,

excusas en el código binario del olvido,

metáforas de nuestra soledad,

del ansia de tener en la pantalla

aquello que perdimos con la lluvia,

con la edad, con el descuido.

Así tal vez sea menos doloroso

ir poco a poco disolviéndose,

dejando que el recuerdo se haga foto,

que se abrevien las palabras

y que estar no sea otra cosa que un perfil,

un estado ausente u ocupado,

un icono y una huella digital

de lo perdido una mañana de noviembre.

Compartir

Comentarios

Otros poemas

VIDA

Lo que soy es un recuerdo que una vez tuve de niño.

Leer más »

Variaciones de Cortázar

Casi había terminado de escribir el último capítulo de la novela. Sus obligaciones parroquiales estaban resultando ser agotadoras desde que se instalara en su nueva

Leer más »

VALLAS

La música del mundo es una lágrima de viento malherido en los alambres. La noche y su jirón de estrella y sueños. La vida agazapada

Leer más »

UN PÉTALO

Hay una rosa en los atardeceres, un pétalo en la luz de los amantes heridos por espinas y palabras. Una fragancia en cada boca, el

Leer más »