Me diste de plazo

las obras completas de Lorca.

Después me denunciarías por prosaico

en caso de no ser capaz de emocionarte.

No querías oír hablar de la República,

ni de su historia con Dalí,

ni de flamenco.

“No quiero explicaciones, quiero versos”.

Y no sé cómo decirte 

que he olvidado la poesía entre nociones,

entre teorías delirantes,

marxistas, feministas, deportistas…

hasta quedarme estancado.

Que he buscado con afán

el sentido de las huellas literarias

con el fin de poder llegar a ti

y he perdido,

porque me ensordecen tantos ecos,

lenguas muertas,

golondrinas, soledades…

Así que puedes irte y delatarme

y dejarme atrapado en el despacho

con todos estos pétalos marchitos.

Querías el perfume de la flor

y solo tengo tallos secos.

PAUSAS

 Está la habitación

llena de pausas,

de párpados demasiado lentos,

de voces comatosas en la alfombra.

El olor a podrido del silencio

alertó a los vecinos.

“Quién iba a imaginarlo,

eran personas muy tranquilas,

dicharacheras”.

Hay huellas en los pomos,

vestigios de carmín

en los cristales del vino

y un bolígrafo abierto

sobre un poema a medio hacer.

En la cocina, un charco

de lágrimas resecas

y restos de tristeza

en un viejo cenicero,

recuerdo de un viaje por Marruecos.

Qué dolor el de las casas vacías,

el de las mariposas moribundas,

el del corazón afónico.

“Hemos terminado, Comisario.

No hay indicios de delito”, y sin embargo…

Antes de salir, da una calada

y mira atrás, hacia el sofá,

que aún resiste la maldición

de los lotófagos.

Palabras muertas, palabras amputadas,

palabras viudas, maltratadas y solas.

Palabras con un tiro en las vocales,

con mayúsculas descuartizadas

y tantos sentimientos derramados

por la mesa y las baldosas.

Compartir

Comentarios

Otros poemas

VIDA

Lo que soy es un recuerdo que una vez tuve de niño.

Leer más »

Variaciones de Cortázar

Casi había terminado de escribir el último capítulo de la novela. Sus obligaciones parroquiales estaban resultando ser agotadoras desde que se instalara en su nueva

Leer más »

VALLAS

La música del mundo es una lágrima de viento malherido en los alambres. La noche y su jirón de estrella y sueños. La vida agazapada

Leer más »

UN PÉTALO

Hay una rosa en los atardeceres, un pétalo en la luz de los amantes heridos por espinas y palabras. Una fragancia en cada boca, el

Leer más »