Cuéntame.

Háblame del viento y de la llama,

de los pájaros que huyen,

de los llorosos cristales del invierno.

Cuéntame.

Dónde has estado desde entonces,

en qué rincones escondiste las palabras,

los acentos que robamos a la noche,

cada signo de interrogación

de la mirada.

Cuéntame. 

Dime en qué portales recordaste

la frágil línea curva de mi beso,

la cadera celosa,

la elegancia maltrecha

de mis huellas perdidas en tu playa.

Dame palabras, dame todas las palabras.

Quiero tu voz y la fragancia azabache

de todos los relatos de tu boca,

las idas y venidas,

los años, los lugares,

olvidos y memorias.

Y así me contarás,

te contarás,

la vida 

y todo el tiempo que nos queda.

Compartir

Comentarios

Otros poemas

VIDA

Lo que soy es un recuerdo que una vez tuve de niño.

Leer más »

Variaciones de Cortázar

Casi había terminado de escribir el último capítulo de la novela. Sus obligaciones parroquiales estaban resultando ser agotadoras desde que se instalara en su nueva

Leer más »

VALLAS

La música del mundo es una lágrima de viento malherido en los alambres. La noche y su jirón de estrella y sueños. La vida agazapada

Leer más »

UN PÉTALO

Hay una rosa en los atardeceres, un pétalo en la luz de los amantes heridos por espinas y palabras. Una fragancia en cada boca, el

Leer más »