DIVERSAS TEORÍAS

templo militante_2 copia

El autor yace muerto

en la escena del crimen.

El casquillo deconstruido

de una bala

junto a la pata de la mecedora.

Todavía el olor

a rizoma

en el ambiente.

Hay que precintar

el piso

con cintas posmodernas,

que no entre nadie,

que nadie toque nada,

ni las palabras ni las cosas.

No se descarta ninguna teoría

ni la hipótesis hipertextual.

Dice una vecina feminista

que tras el estruendo multimedia

vio salir corriendo

a un lector enfurecido.

“¿Por qué un lector?” – preguntó el comisario.

“Quién se mataría, si no, 

y seguiría huyendo”.

Compartir

Comentarios

Otros poemas

VIDA

Lo que soy es un recuerdo que una vez tuve de niño.

Leer más »

Variaciones de Cortázar

Casi había terminado de escribir el último capítulo de la novela. Sus obligaciones parroquiales estaban resultando ser agotadoras desde que se instalara en su nueva

Leer más »

VALLAS

La música del mundo es una lágrima de viento malherido en los alambres. La noche y su jirón de estrella y sueños. La vida agazapada

Leer más »

UN PÉTALO

Hay una rosa en los atardeceres, un pétalo en la luz de los amantes heridos por espinas y palabras. Una fragancia en cada boca, el

Leer más »