Esta pena y este miedo son iguales

al terror y a la tristeza de hace siglos.

La alegría, el amor o la esperanza

ya fueron escritos en las piedras,

en el barro, en pergaminos.

Nada nuevo hay en el mundo

desde los primeros fundadores.

¿Cómo hicieron e inventaron?

¿Cómo dar un nombre y escribirlo?

Seguimos desde entonces repitiendo

los males, los aciertos, las palabras,

buscando el mismo sueño milenario,

la misma mismidad de la existencia.

¿Quién fue el primero en pronunciarla y cómo?

No hay nada original bajo este cielo,

ni texto ni pecado.

Los dioses, las ideas, los relatos,

los sueños de los niños,

el beso de la madre…

Sólo en el origen

se encuentra nuestra esencia,

en un lago perdido entre la bruma

o en cueva inaccesible.

Viento, lluvia, soledad.

El asombro de estar vivo y de saberlo.

Compartir

Comentarios

Otros poemas

VIDA

Lo que soy es un recuerdo que una vez tuve de niño.

Leer más »

Variaciones de Cortázar

Casi había terminado de escribir el último capítulo de la novela. Sus obligaciones parroquiales estaban resultando ser agotadoras desde que se instalara en su nueva

Leer más »

VALLAS

La música del mundo es una lágrima de viento malherido en los alambres. La noche y su jirón de estrella y sueños. La vida agazapada

Leer más »

UN PÉTALO

Hay una rosa en los atardeceres, un pétalo en la luz de los amantes heridos por espinas y palabras. Una fragancia en cada boca, el

Leer más »