A la sombra de un laurel,

bajo el tiempo inesperado de los ángeles,

oyendo el resquemor de lo perdido.

Un libro que señala los caminos.

Anotaciones en los márgenes.

Huellas, miradas y pestañas

convertidas en un solo de violín

más allá de todo ruido.

Llega el otoño con su mar de plata.

Huyen los veleros por miedo a los silencios

que se escuchan desde tierra.

No les enseñaron a estar solos.

Aquí, bajo un laurel, 

vivo el tiempo ahorrado

que guardé bajo el colchón

por miedo a que la prisa lo vendiera.

Lejos de bullicios, solo con mi sombra,

buscando mi palabra en las palabras

y la vida en la quietud del firmamento.

Compartir

Comentarios

Otros poemas

VIDA

Lo que soy es un recuerdo que una vez tuve de niño.

Leer más »

Variaciones de Cortázar

Casi había terminado de escribir el último capítulo de la novela. Sus obligaciones parroquiales estaban resultando ser agotadoras desde que se instalara en su nueva

Leer más »

VALLAS

La música del mundo es una lágrima de viento malherido en los alambres. La noche y su jirón de estrella y sueños. La vida agazapada

Leer más »

UN PÉTALO

Hay una rosa en los atardeceres, un pétalo en la luz de los amantes heridos por espinas y palabras. Una fragancia en cada boca, el

Leer más »