Cuando caigas finalmente,

sabrás que no mentía aquella noche:

ni la ciudad, ni el cielo, ni el olvido

calman las miradas errantes.

Condenados estuvimos desde entonces

a correr veloces por los márgenes heridos

del tiempo miserable y egoísta,

 a saltar distancias imposibles

entre tu nombre y el mío,

a esperar, cansados, una tregua del viento…

Compartir

Comentarios

Otros poemas

VIDA

Lo que soy es un recuerdo que una vez tuve de niño.

Leer más »

Variaciones de Cortázar

Casi había terminado de escribir el último capítulo de la novela. Sus obligaciones parroquiales estaban resultando ser agotadoras desde que se instalara en su nueva

Leer más »

VALLAS

La música del mundo es una lágrima de viento malherido en los alambres. La noche y su jirón de estrella y sueños. La vida agazapada

Leer más »

UN PÉTALO

Hay una rosa en los atardeceres, un pétalo en la luz de los amantes heridos por espinas y palabras. Una fragancia en cada boca, el

Leer más »