Caes

como la lengua herida del otoño

sobre el verso septembrino

de las orillas quietas.

Dónde buscar esa palabra

con sabor a sol y a madrugadas

a la luz del tiempo eterno

de  un verano que se apaga.

Vas de un lado a otro

mecida por la oscura brisa

de la tarde

hacia el lecho polvoriento de la edad,

sin otra rama a la que asirte.

Una hoja desgarrada por el frío,

por el viento de los años,

por el gris de lo perdido.

Compartir

Comentarios

Otros poemas

VIDA

Lo que soy es un recuerdo que una vez tuve de niño.

Leer más »

Variaciones de Cortázar

Casi había terminado de escribir el último capítulo de la novela. Sus obligaciones parroquiales estaban resultando ser agotadoras desde que se instalara en su nueva

Leer más »

VALLAS

La música del mundo es una lágrima de viento malherido en los alambres. La noche y su jirón de estrella y sueños. La vida agazapada

Leer más »

UN PÉTALO

Hay una rosa en los atardeceres, un pétalo en la luz de los amantes heridos por espinas y palabras. Una fragancia en cada boca, el

Leer más »