Hemos heredado todas las montañas,

las ciencias, las tristezas, el progreso.

Heredamos a Dios y sus silencios,

el color de nuestra piel,

el tamaño de los ojos,

la fortuna de soñar cada mañana

con un cuerpo enamorado de la vida.

Recibimos tanto y tanto damos

sin cribar, sin disentir, sin opinar,

que acabamos escribiendo en el futuro

perífrasis verbales petrolíferas:

“tienes que ir, debes hacer, hay que tratar”

con mano analfabeta y prepotente,

herencia de un saber contaminante.

Quiero dejarte un mundo nuevo

cargado de palabras y relámpagos,

de animales de oro y caramelo

y alfombras voladoras 

que sean para ti muy diferentes

a esta cáscara podrida y maltratada

en la que vivo.

Que pudieras volar en el océano,

que esta locura que te entrego, que te escribo,

corriera como herencia por tu sangre

hasta el final de los días.

Que lograras alcanzar un tiempo propio,

el territorio de la verdad,

los valles de la sabiduría

y no caer bajo la trampa

del olvido y los palacios.

Estos versos, esta voz,

esta escritura conscientemente herida

quedará arrasada por los años

y la cruda realidad de la ignorancia.

Es lo único que tengo y que te entrego.

Un saco de palabras, nada más,

responsables, amorosas, solitarias.

Mías.

Compartir

Comentarios

Otros poemas

VIDA

Lo que soy es un recuerdo que una vez tuve de niño.

Leer más »

Variaciones de Cortázar

Casi había terminado de escribir el último capítulo de la novela. Sus obligaciones parroquiales estaban resultando ser agotadoras desde que se instalara en su nueva

Leer más »

VALLAS

La música del mundo es una lágrima de viento malherido en los alambres. La noche y su jirón de estrella y sueños. La vida agazapada

Leer más »

UN PÉTALO

Hay una rosa en los atardeceres, un pétalo en la luz de los amantes heridos por espinas y palabras. Una fragancia en cada boca, el

Leer más »